Menu

Antidepresivos son auxiliares, no “pastillas mágicas”

 

 

Imagínese un abismo oceánico sin principio ni final. Uno flota a la deriva, pero no podrá hacerlo por mucho tiempo: los músculos se acalambrarán; la piel no resistirá la temperatura; los pulmones se sofocarán. Es necesario apoyarse en algo que permita mantener al cuerpo en la superficie.

 

Esta analogía fue planteada por el Dr. Daniel Ordaz en una charla en la IBERO Puebla para explicar el funcionamiento de la medicina psiquiátrica, especialmente para delimitar sus alcances: las pastillas no propulsan a las personas de vuelta al muelle, sino que evitan que se sigan hundiendo. Toca a cada quién, advirtió, nadar de regreso a la plenitud.

 

La depresión solía concebirse como un acontecimiento que ocurría exclusivamente por factores internos, o bien, externos; hoy se sabe que el fenómeno es complejo y multifactorial. A nivel biológico, se trata de un daño neuronal que en la actualidad representa la segunda causa de incapacidad laboral, misma que, no obstante, no es reconocida por la mayoría de las instancias nacionales de salud.

 

Al igual que los padecimientos que atiende, la psiquiatría se ha visto marginada por los estigmas sociales y la desinformación. El estudio de los trastornos mentales suele ubicarse al margen de la medicina, tanto en los espacios físicos como en la praxis profesional. Las clínicas para la salud mental, cada vez más escasas, se han ubicado en lugares remotos de las ciudades como una analogía de la incomodidad que provoca hablar de la mente y las emociones.

 

El riesgo de recurrencia se incrementa con cada recaída. Las alteraciones cerebrales provocadas por la depresión devienen en problemas cognitivos debido a una interrupción de las funciones neuronales, así como una reducción del tamaño del hipocampo y de la corteza prefrontal. “Es como si el hígado disminuyera su volumen. ¿Ustedes creen que es cuestión de ‘echarle ganas’?”, ironizó Ordaz.

 

Considerado “la llave de la depresión”, el hipocampo resiente la exposición al estrés constante y produce químicos que detienen la regeneración neuronal, proceso que puede tomar hasta dos semanas en recuperarse. El sueño es un factor clave para ello, pues ayuda a regular la generación de sustancias potencialmente tóxicas para el cerebro. Una persona deprimida ve alterado su ciclo de sueño, lo que provoca una reacción en cadena perjudicial para el sistema inmunológico.

Antidepresivos son auxiliares, no “pastillas mágicas”

 

Imagínese un abismo oceánico sin principio ni final. Uno flota a la deriva, pero no podrá hacerlo por mucho tiempo: los músculos se acalambrarán; la piel no resistirá la temperatura; los pulmones se sofocarán. Es necesario apoyarse en algo que permita mantener al cuerpo en la superficie.

 

Esta analogía fue planteada por el Dr. Daniel Ordaz en una charla en la IBERO Puebla para explicar el funcionamiento de la medicina psiquiátrica, especialmente para delimitar sus alcances: las pastillas no propulsan a las personas de vuelta al muelle, sino que evitan que se sigan hundiendo. Toca a cada quién, advirtió, nadar de regreso a la plenitud.

 

La depresión solía concebirse como un acontecimiento que ocurría exclusivamente por factores internos, o bien, externos; hoy se sabe que el fenómeno es complejo y multifactorial. A nivel biológico, se trata de un daño neuronal que en la actualidad representa la segunda causa de incapacidad laboral, misma que, no obstante, no es reconocida por la mayoría de las instancias nacionales de salud.

 

Al igual que los padecimientos que atiende, la psiquiatría se ha visto marginada por los estigmas sociales y la desinformación. El estudio de los trastornos mentales suele ubicarse al margen de la medicina, tanto en los espacios físicos como en la praxis profesional. Las clínicas para la salud mental, cada vez más escasas, se han ubicado en lugares remotos de las ciudades como una analogía de la incomodidad que provoca hablar de la mente y las emociones.

 

El riesgo de recurrencia se incrementa con cada recaída. Las alteraciones cerebrales provocadas por la depresión devienen en problemas cognitivos debido a una interrupción de las funciones neuronales, así como una reducción del tamaño del hipocampo y de la corteza prefrontal. “Es como si el hígado disminuyera su volumen. ¿Ustedes creen que es cuestión de ‘echarle ganas’?”, ironizó Ordaz.

 

Considerado “la llave de la depresión”, el hipocampo resiente la exposición al estrés constante y produce químicos que detienen la regeneración neuronal, proceso que puede tomar hasta dos semanas en recuperarse. El sueño es un factor clave para ello, pues ayuda a regular la generación de sustancias potencialmente tóxicas para el cerebro. Una persona deprimida ve alterado su ciclo de sueño, lo que provoca una reacción en cadena perjudicial para el sistema inmunológico.

 

Diferentes estudios han confirmado que el uso de antidepresivos en situaciones donde el hipocampo se ha visto afectado favorece la plasticidad cerebral, lo que contribuye a mejorar el ánimo y fortalecer los neurotransmisores. El efecto de los fármacos, señaló el psicoterapeuta, es similar al de los fertilizantes en la agricultura: equilibra los procesos bioquímicos de las glándulas más importantes.

 

 

Diferentes estudios han confirmado que el uso de antidepresivos en situaciones donde el hipocampo se ha visto afectado favorece la plasticidad cerebral, lo que contribuye a mejorar el ánimo y fortalecer los neurotransmisores. El efecto de los fármacos, señaló el psicoterapeuta, es similar al de los fertilizantes en la agricultura: equilibra los procesos bioquímicos de las glándulas más importantes.

 

Edición PDF

PDF

 

 

 

Publicidad

Tweets recientes