Menu

Crecerán casos de ansiedad y depresión por emergencia del COVID-19

·   El Dr. Óscar Galicia, coordinador de la Licenciatura en Psicología de la IBERO, recomienda realizar distintas actividades durante el confinamiento

 

 

 

La declaratoria de Emergencia Sanitaria por el COVID-19 con la que se endurecen las medidas para controlar la propagación del virus en el país, así como la extensión de la Jornada Nacional de Sana Distancia hasta el 30 de abril y la suspensión de todas las actividades no esenciales, entre otras, podrían incrementar casos de estrés, ansiedad y depresión, incluso en quienes no tienen predisposición a estos trastornos, señaló el Dr. Óscar Galicia, coordinador de la Licenciatura en Psicología de la IBERO.

 

El investigador explicó que la situación de saber que existe un virus fuera de casa y ser blanco potencial de contagio genera -incluso en las personas menos susceptibles a padecer trastornos mentales- situaciones de estrés y ansiedad asociados a la amenaza.

 

“Un incremento de los casos o de los síntomas asociados al trastorno de ansiedad son esperados. Así como la depresión, pues la falta de actividad, de espacios recreativos, de distracciones, llevan a que algunas personas desarrollen síntomas de depresión”, explicó Galicia.

 

El académico recomendó realizar distintas actividades dentro de casa, tener hábitos y horarios con la idea de tener ocupado el día. En ese sentido, invitó a las personas a enumerar todas aquellas tareas para las que no habían tenido tiempo: desde temas de limpieza y orden en casa hasta cuestiones de desarrollo personal como leer, tomar un curso en línea, aprender algo nuevo, así como dedicarle tiempo de calidad a la familia.

 

Asimismo, el especialista llamó a realizar actividad física diariamente, pues genera serotonina y dopamina, sustancias importantes para disminuir los neurotransmisores asociados con la ansiedad, como es el caso de la adrenalina, la cual provoca preocupación, insomnio y estar en alerta constante. En cambio, el ejercicio brinda alegría, tranquilidad y relajación.

 

Recomendó tener metas y realizar cosas distintas cada día, pues lo peor que le puede pasar a las personas es caer en la ociosidad, lo que provocaría que el encierro se viva de una manera más trágica.

 

“Los seres humanos necesitamos nuestros espacios y actividades. Si dependemos de personas (nuestra pareja, por ejemplo) que conviven con nosotros para que nos hagan más llevadera la cuarentena estamos promoviendo situaciones de conflicto”, añadió.

 

Agregó que esta emergencia implica un cambio en la rutina, la cual para los seres humanos es importantísima. Es precisamente ese rompimiento el que provoca la ansiedad, por lo cual invitó a encontrar actividades para realizar durante el confinamiento, pues son fundamentales para mantener equilibrio mental.

 

Galicia señaló que las personas que padecen depresión no les viene bien este tipo de circunstancias; por lo cual, es posible que se sientan más afectadas y que sus cuadros se agraven. Enfatizó que para estas personas es importante recibir ayuda profesional.

 

Existen canales psicológicos que se pueden dar en línea para quienes se sientan agobiados, con ansiedad y depresión. La IBERO, a través de la Clínica de Bienestar Universitario, brinda atención psicológica a personal que labora en esta institución. Para mayor información, escribir a cbu@ibero.mx.

 

La UNAM ofrecerá atención psiquiátrica, psicológica y psicosocial durante la contingencia por medio de las clínicas del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina y a través de una plataforma de telemedicina para los universitarios que lo soliciten.

 

Asimismo, la SEP, a través de Educatel, ofrecerá apoyo psicológico a la población en aislamiento a través de los teléfonos 55 3601 7599 y 800 28 866 88.

 

Valentina González/ICM

Publicidad

Tweets recientes