Menu

De la Universidad y sus Rectores

 

Por Pedro Hugo Hernández Tejeda

Terminó la campaña del proceso de elección de rector de la BUAP para el periodo 2021-2025.

Será el rector número 30 en la historia de nuestra institución, a partir de 1937 en que transitó de Colegio del Estado a Universidad de Puebla, después Autónoma, hoy Benemérita y, en una de esas, ni dios lo quiera ¡Inmaculada!

En mis vivencias a lo largo de 50 años en la universidad me tocaron una Junta Administrativa, una Junta provisional de Gobierno, once rectores y un medio rector. Hubo de todo: Buenos, malos, feos y pen……sándolo bien, algunos francamente ineptos, ignaros!!!

Es interesante ver tres etapas en la vida de nuestra universidad. La primera de 1937 a 1963 en la cual el gobierno estatal nombró, o tuvo injerencia directa en el nombramiento del rector y resalta la lucha por la autonomía universitaria. La segunda de 1963 a 1990, inicia cuando la nueva Ley de la Universidad otorga al Consejo universitario la facultad de nombrar al Rector, en esta etapa es fundamental el movimiento de Reforma Universitaria, iniciado en 1961 pero que toma su impulso final con su reinicio de febrero de 1971 y que se caracteriza por la democratización y masificación de la universidad con el modelo de Universidad Democrática, Crítica y Popular que tuvo repercusión nacional. Por último la tercera que va de 1990 a la fecha y que coincide , casi por completo, con el período neoliberal en México y tuvo una gran incidencia en la normativa y en el modelo educativo de la universidad.

En la primera etapa se puede resaltar la labor del licenciado Horacio Labastida, liberal y progresista quien buscó modernizar la universidad, empezando por el bachillerato. También destaca el doctor Julio Glockner Lozada, primer rector socialista impulsor de la Reforma Universitaria, y que aun con un muy breve periodo al frente de la universidad, provocó la derogación de una ley que maniataba la autonomía a través de una Junta de Honor nombrada por el Gobernador y, el doctor Manuel Lara y Parra, primer Rector nombrado por el Consejo Universitario.

En el segundo periodo destaca Sergio Flores Suarez, primer rector comunista y Alfonso Vélez Pliego pero sobre todo el Ingeniero Luis Rivera Terraza, científico y luchador social, impulsor de la modernización de la universidad a través de la superación académica de su profesorado e intolerante ante la mediocridad y la simulación.

En el tercer período, bueno….

La historia de la universidad en las dos primeras etapas está colmada de conflictos y confrontaciones entre distintas posiciones ideológicas, tanto al interior de la institución como con sectores de la derecha de la sociedad poblana y con el gobierno estatal. Esto causó que la mayoría de los rectores, y muchos gobernadores, permanecieran en su cargo poco tiempo. En la tercera etapa ya es otra historia, pasamos del enfrentamiento a algo que va mas allá de la relación respetuosa y la sana distancia entre rectores y gobernadores, bueno salvo los últimos dos años.

Es por ello que en los primeros 53 años, de abril de 1937 a septiembre de 1990 la Universidad tuvo 25 rectores, una Junta administrativa y una junta provisional de gobierno, cada una de ellas con 4 integrantes. En contraste, en los últimos 31 años solo hubo 4 rectores.

En la primera etapa de la universidad, hasta la consolidación de la autonomía en 1963, hubo 16 rectores: 9 médicos y 7 abogados. En la segunda, que representa el período que sienta las bases para el desarrollo académico y democrático de la universidad, también se diversifican los perfiles académicos de los rectores y miembros de la junta: 3 abogados, 2 médicos, 1 filósofo, 1 ingeniero, 1 químico, 1 astrónomo, 1 historiador, 1 antropólogo, 1 ingeniero electrónico y 1 contador. En la tercera etapa que representa un largo período de estabilidad, burocratización y acoplamiento sumiso a las políticas públicas en educación superior, hubo un economista, un médico que no ejerce, un administrador y un contador.

En resumen, nuestra institución ha tenido 29 rectores, algunos han sido, para bien o para mal, determinantes en el rumbo de la universidad, pero la mayoría nimios, intrascendentes.

Hoy efectivamente, enfrentamos nuevos retos en estos nuevos tiempos. La tarea de desburocratizar a la universidad no es simple pero es posible con ideas y con entrega.

El lunes 20 de septiembre tendremos nuevo dirigente universitario.

Es mujer, ya es hora!

Y es científica, ya es hora!

 

Edición PDF

PDF

 

 

 

 

 

 

Publicidad

Tweets recientes