Menu

En el modelo híbrido, profesor y alumno, corresponsables del conocimiento

 

Con la llegada de la pandemia de salud, se nos adelantó el futuro en el ámbito educativo y se tuvo que echar mano de la tecnología para continuar con el proceso de enseñanza aprendizaje de manera remota, todas aquellas personas que lo pudieron hacer.

Ante esta situación que se está viviendo en el entorno educativo, la presencia del profesor en el campo virtual e híbrido está siendo fundamental para seguir adelante con el proceso de enseñanza aprendizaje de los estudiantes, enfatizó Rodolfo Cruz Vadillo, investigador de la facultad de Educación de la UPAEP.

Dijo que la presencia del profesor en estos momentos es importante en cuanto a su conducción y orientación y se ha vuelto necesaria por todo lo que representa esta complejidad de poner en práctica los modelos educativos al servicio de los alumnos.

Porque recordó que el acto educativo tiene que ver con cuestiones afectivas, relacionales, de interacción y sociales; ya que la escuela no sólo tiene como propósito o función lo educativo, sino tiene que ver con lo que aprenda el individuo y la forma en que socializa con los demás y se desarrolla además, ese sentido de pertenencia, de ser aceptado y apoyado por los demás.

Señaló que la normalidad como la conocimos antes es posible que no regrese más a las escuelas, hay algo que se transformó en las lógicas de escolarización, en los procesos y funcionamiento de la propia escuela y que ha trastocado las relaciones que había entre profesor y estudiante, logrando colocar la imagen del profesor como un actor o agente importante del sistema educativo y que sostiene los procesos de aprendizaje.

Cruz Vadillo subrayó que la práctica educativa del profesor deja una semilla profunda en los estudiantes y posibilita el sostenimiento de los estudiantes, la construcción del trabajo colectivo, del identificarte como parte de una comunidad de aprendizaje continuo y el acompañamiento que siempre han dado a cada alumno y asumir los nuevos retos que está exigiendo la nueva normalidad en el mundo de la enseñanza aprendizaje.

Abundó que en estos momentos el reto del modelo híbrido, implica una transformación de la práctica docente, implica abandonar aquellas acciones y prácticas tradicionales “basadas en la conducción del profesor, en donde iba indicando qué se tenía que hacer y de los estudiantes que iban tomando nota, es decir, el estudiante tenía una actitud más pasiva frente al profesor quien era el que tenía el saber”.

Ahora en estos momentos, la imagen del profesor es fundamental, pero no sólo como aquella que aporta o comparte contenidos o aquel que explica las cosas. En estos momentos dar clases de manera presencial y a distancia, implica una modificación importante en la manera de impartir las clases, para las diferentes modalidades, que van desde la forma de evaluar y trabajar con los alumnos hasta el diseñar estrategias y planificar las clases de manera que los alumnos puedan trabajar en los diferentes escenarios y modalidades y ser más participativos, que tomen decisiones y sean corresponsables de su propio conocimiento, expresó el investigador.

 

Edición PDF

PDF

 

 

 

 

 

 

Publicidad

Tweets recientes