Menu

Industria plástica le dice adiós al petróleo

 

¿Es posible reducir el impacto ambiental en la producción de plásticos? Después de décadas de investigación científica, hoy es una realidad. Por primera vez la producción industrial de plásticos podrá utilizar dióxido de carbono como materia prima para la elaboración de colchones y muebles tapizados.

Covestro –anteriormente la división de materiales de Bayer– inauguró en Dormagen, Alemania una planta de producción para fabricar un innovador componente de espuma hecho con un 20% de CO2. El objetivo: ahorrar el porcentaje de utilización de petróleo en espumas de poliuretano.

La empresa ha invertido alrededor de 15 millones de euros en la nueva planta, cuya capacidad de producción anual es de cinco mil toneladas métricas. El CO2 utilizado es un producto residual de una química adyacente.

 

Patrick Thomas, CEO de Covestro, sostuvo durante la inauguración de la planta que: “el uso de dióxido de carbono como una fuente de materia prima constituye la solución a uno de los mayores retos de la actualidad: la búsqueda de sustitutos a los recursos no renovables como el petróleo y el gas. Con el inicio de operaciones de producción en Dormagen, Covestro se ha posicionado como un pionero en la materia”.

 

El poliol elaborado con CO2 se utilizará inicialmente en una espuma flexible para colchones y mobiliario tapizado, cuya calidad tiene estándares tan elevados como la de los materiales fabricados con petróleo.

 

Prescindir del crudo también ahorra la energía que se hubiera requerido para su procesamiento, por lo que, además, a diferencia de los procesos convencionales, se reduce el impacto en el medio ambiente.

 

Covestro también trabaja en la fabricación de muchos otros plásticos con dióxido de carbono. La empresa aspira a que algún día se pueda prescindir en gran medida del petróleo en la producción de plásticos

 

 

 

 

 

No comments

Deja un comentario

Edición PDF

PDF

 

 

 

Publicidad

Tweets recientes