Menu

Mundo Invisible

Hola queridos amigos. Bueno pues hoy vamos a platicar un poco sobre los alimentos que contienen probióticos o también conocidos como alimentos probióticos. Estos alimentos se caracterizan por contener a un grupo de microorganismos que habitualmente colonizan el tracto gastrointestinal y que en general tienen efectos benéficos. La mayoría de estos alimentos son lácteos o sus derivados como el yogurt, el jocoque, el Kéfir, el Kimchi, entre otros. Los microorganismos que generalmente se agregan son Lactobacilos y Bifidobacterias. Los lactobacilos como su nombre lo indica son bacterias que producen ácido láctico a partir de algunos azúcares. Existen diversas especies de Lactobacilos, entre los que destacan Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus reuteri, Lactobacillus plantarum, Lactobacillus casei. En el grupo de las Bifidobacterias encontramos a Bifidobacterium lactis, Bifidobacterium longus, Bifidobacterium infantis y Bifidobacterium bifidum y Bifidobacteirum animalis. Pues bien aunque tienen nombres raritos, la mayoría de ellos son bichos buena onda, no se dejen llevar por las apariencias. Empezaremos diciendo que muchos de los lactobacilos se encuentran habitando de manera natural nuestro intestino y el tracto genital femenino. En ambos casos se les atribuye un efecto protector, en el tracto genital femenino porque debido al ácido láctico que producen bajan el pH de la vagina y con ello algunos bichos malosillos ya no pueden implantarse ahí y evitan que nos causen infecciones. De hecho durante la etapa fértil, las mujeres producimos estrógenos y progestágenos que son hormonas sexuales femeninas que producen a su vez condiciones favorables para que los lactobacilos colonicen la vagina y cuando la mujer está embarazada y su bebé nace por la vía natural, al atravesar la vagina entrará en contacto con estos microorganismos. De esta manera estos bichitos pueden también colonizar al bebé y llegar a su intestino. Una vez que llegan al intestino se lo agandallan ya que como el intestino del bebé está estéril pues tienen todo el cancha libre. Esto es bueno dado que los lactobacilos al igual que otros miembros de la flora intestinal son microorganismos que ayudan a digerir los alimentos, que producen sustancias benéficas tales como serotonina y GABA, se dice que un porcentaje considerable de estas moléculas que actúan a nivel del sistema nervioso se producen en el intestino. Además impiden que otros microorganismos que causan daño se implanten, en un bebé es particularmente importante dado que le pueden causar diarrea y con ello deshidratación, la cual si no se atiende a tiempo puede tener efectos fatales. Por otra parte cuando tomamos antibióticos, éstos no solamente eliminan a los bicos malos sino también a los “buena onda” y por ello es que en algunas ocasiones el médico nos sugiere ingerir alimentos con probióticos para reestablecer la flora intestinal buena. Pues bien además de estos efectos benéficos de los Lactobacilos, recientemente se han descrito otros, como es la capacidad que tienen algunas especies de Lactobacilos de disminuir los niveles de colesterol en sangre, particularmente del colesterol de baja densidad que es considerado colesterol malo ya que se pega a las paredes de las arterias y puede causar ateroesclerosis y si afecta a las arterias coronarias del corazón un infarto. Los lactobacilos pueden disminuir la concentración de colesterol por diversos mecanismos, uno de ellos es porque poseen una enzima que modifica la solubilidad de las sales biliares, con ello disminuyen su absorción y hacen necesaria una mayor síntesis de sales biliares, recordemos que las sales biliares son necesarias para la digestión de las grasas y que para sintetizar dichas sales biliares se requiere de colesterol, por ello toman el colesterol disponible en sangre y con ello disminuyen su concentración. L. acidophilus convierte el colesterol en coprostanol el cual se elimina por las heces. Así que cuidemos a nuestros Lactobacilos.

No comments

Deja un comentario

Publicidad

Tweets recientes