Menu

Políticas de las diferencias

 

Por: Angulo Torres Melchisedech Daniel

¿Cuál es el objeto de estudio en las ciencias de la(s) política(s)?

No es el poder ni las relaciones de poder, sino la acción. Se le puede dar respuesta a dicha pregunta desde el enfoque filosófico- político: siendo específicos a partir de la perspectiva del filósofo moralista D. Hume.

“Tan grande es la fuerza de las leyes, y de las diversas formas de gobierno, y tan escasa su dependencia del humor y el temperamento de los hombres, que a veces se pueden deducir de ellas consecuencias casi tan generales y ciertas como las de las ciencias matemáticas” (Hume, 2010: 9).

La política puede ser reducida a ciencia, es decir, las matemáticas se pueden reducir a la física, ésta a su vez puede ser reducida a química, la química a biología, la biología a psicología, y esta última a sociología; más allá de que el siglo XIX haya sido el siglo de la biología y actualmente esté ocurriendo una transición del siglo del miedo al siglo del terror.

Hume intenta hacer una ciencia del hombre. Habla de la importancia que hay en ser un poco prudentes respecto a temas políticos. Sigue la línea de Locke (no como discípulo sino como juez autorizado) y posteriormente Kant (influenciado e inspirado en) va a ser un crítico de él.

De nada sirve analizar la acción si no se replantea su concepto, si no se corrigen sus defectos, por ejemplo, la palabra ha pasado por los economistas sin rendir frutos más allá de una jerga específica. Y sin mencionar ya que hay una clasificación previa propuesta por Aristóteles donde diferencia Tiranía- Monarquía de Aristocracia y de República para hacer una ciencia.

¿Qué es la acción? Es el movimiento. Una acción es la reproducción subgeneracional y la ejecución exteriorizada. En materia y memoria dice que el porvenir inmediato consiste en una acción inminente, en una energía no gastada (Bergson, 2017: 157). Todas las preguntas por la acción persisten a través de la acción en el tiempo. Tiene que ver con las percepciones.

La esfera de acción se diferencia de la acción de lo natural. En el Anti- Edipo podemos encontrar que la naturaleza externa nos sale al paso como algo objetivo, y que las percepciones pretenden objetividad, que lo subjetivo excluye lo objetivo que le debería pertenecer; así lo objetivo excluye lo subjetivo que lo ha producido (Deleuze & Guattari, 2010: 11).

La política admite verdades generales no sujetas al humor o la educación del súbdito o del soberano, no estará de más examinar otros principios de esa ciencia que parecen tener aquel carácter (Hume, 2010: 11).

Nadie muere, sino que hay asesinos, tanto en Filosofía como en la teoría y ciencia; dentro y fuera de la universidad. MD

 

No comments

Deja un comentario

Publicidad

Tweets recientes