Menu

SABERSINFIN

 

Esmeralda Longhi Suárez,
vórtice cultural desde Mar de Plata

Abel Pérez Rojas

Los vórtices culturales activan nervios sociales.
Abel Pérez Rojas
En cada rincón de nuestro planeta hay mujeres y hombres que brindan su
existencia a favor de la cultura y el arte, desde aquellos lugares, aún los más
recónditos, su labor conforma una especie de vórtices que dan vida al entorno y a
quienes les rodean.
Los vórtices culturales trascienden a sus generadores, porque detonan sinergias
que son posibles por la activación de nervios sociales.
Nervios sociales que, cual vasos comunicantes, generan un fluido permanente
entre el “yo” y el “nosotros”.
El ir y venir entre el yo y el nosotros en el campo de la cultura es a todas luces
herencia que tarde o temprano es reconocida justamente gracias a sus efectos.
Entre la yoidad y la otredad hay vastas dimensiones que solo quien las anda
puede dar cuenta de la maravillosa comparecencia en el aquí y ahora.
Escribo desde esta serie de cavilaciones en las que tiene cabida el justo
reconocimiento que en breve recibirá Esmeralda Longhi Suárez, con motivo de
sus primeros cuarenta años dedicados a favor de la cultura.
Las autoridades de Mar de Plata, Argentina, reconocerán una vez más la labor
cultural de Esmeralda desde su trinchera literaria.
Esmeralda, quien ha dedicado gran parte de su vida a la educación, a la literatura
y a la divulgación de la obra artística de los demás, sostiene con voz entrecortada
que hasta su último aliento seguirá haciendo lo que siempre le ha vitalizado:
escribir y compartir lo que quienes le rodean hacen con tanto amor.
Conocí a Esmeralda gracias a los buenos oficios de mi amiga, la también escritora
argentina, Aurora Olmedo.

Conocí a Esmeralda, aún sin conocerle.
A pesar de la distancia, experimenté los beneficios de su bondad.
Más tarde, leí con sumo interés sus orígenes familiares de principios del siglo XX.
Bebí con cierta nostalgia los antecedentes cuyo centro reposan en la casa
edificada en la esquina de Mayo con Salta, Mar de Plata.
Vi las fotografías blanco y negro de Emilio Suárez Arias, abuelo de Esmeralda,
quien nacido 1886, fue el primer vecino de aquella añeja demarcación.
Leí un poco la historia de doña Segunda Rodríguez, abuela de Esmeralda, y luego
de Don Leoncio Nello Longhi y de Vida Suárez –padres de mi hoy amiga–; poco a
poco fui reafirmando que los vórtices culturales no nacen por generación
espontánea.
Los vórtices culturales surgen a pesar de la adversidad, pero gracias al decidido
convencimiento de las personas.
La familia de Esmeralda y ella misma, constituyen un vórtice cultural.
Saber que a Esmeralda le precedieron los esfuerzos de sus antecesores en torno
a la Casa del Pueblo, y, posteriormente, la Biblioteca Juventud Moderna, es
reafirmar que sobre lo que parece destino siempre hay libre albedrío.
El reconocimiento a la labor de Esmeralda, es, aunque no se quiera, homenajear
indirectamente a sus destacados ancestros que hicieron mucho por la cultura de
Mar de Plata.
Hoy, Esmeralda Longhi Suárez tiene una trayectoria que es justo hacer visible
ante las futuras generaciones, pero no todo acaba ahí, es preciso evidenciar lo
que sigue haciendo, pues su nombre, el cual a manera de leyenda, sigue
creciendo en beneficio de las nuevas generaciones de artistas.
Desde aquí un modesto reconocimiento a Esmeralda, y a todos los artistas que
han estado a su lado y que, afortunadamente, han constituido un vórtice cultural
desde Mar de Plata.
Enhorabuena querida amiga Esmeralda Longhi Suárez.
Felicidades.

Abel Pérez Rojas (@abelpr5) es escritor y educador permanente. Dirige Sabersinfin.com

Edición PDF

PDF

 

 

 

 

 

 

Publicidad

Tweets recientes