Menu

Universidades jesuitas premia lucha contra contaminación y trata de personas

 

 

Tlaxcala resiste a dos problemáticas de urgencia social: la contaminación y la trata. Cada dos horas y media muere una persona por exponerse a las sustancias tóxicas que confluyen en la cuenca del río Atoyac; al mismo tiempo, el estado se encuentra en los primeros puestos de trata de personas, particularmente mujeres, con fines de explotación sexual.

 

El Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local, A. C. ha hecho de estas dolencias un motivo de lucha y resistencia estratégicas durante casi veinte años. Este caminar comunitario fue reconocido con el premio Tata Vasco otorgado por las Universidades del Sistema Universitario Jesuita (SUJ) durante el cierre de su Foro de Derechos Humanos 2021.

 

La organización galardonada surgió en la comunidad pastoral de la diócesis de Tlaxcala, cuyos encuentros permitieron identificar las vulnerabilidades de la comunidad a partir de historias emblemáticas. Tal es el caso de Chabe, una mujer cuya hermana falleció de cáncer a consecuencia de años de exponerse a la toxicidad del Atoyac. O Carmen, una mujer que, siendo adolescente, fue embaucada por un hombre que la arrastró a una red de trata.

 

La directora del Centro Fray Julián, Alejandra Méndez Serrano, valoró el pergamino conmemorativo como un aliciente que respalda el trabajo en pro de la justicia social. Llamó a las autoridades estatales a tomar acciones efectivas frente a ambas problemáticas. “No hay justicia social sin justicia ambiental. Nos queremos libres de trata”.

 

Las universidades jesuitas encuentran su razón de ser en un compromiso con la realidad que halla su máxima expresión entre las personas descartadas. La misión del SUJ es ser un respaldo intelectual de quienes cuentan con la verdad y la razón, pero no con las credenciales académicas para hacer valer su voz.

 

Como expresó el Mtro. Mario Patrón Sánchez, el premio Tata Vasco debe entenderse como el compromiso de acompañamiento a las personas que luchan por sanar a un país herido por las omisiones de las autoridades. El Rector de la IBERO Puebla extendió su gratitud hacia los galardonados cuya resistencia encarna un acto político que impulsa el desarrollo de un mundo más justo.

 

“Reconocemos en el Centro Fray Julián un compromiso admirable por la defensa de los derechos humanos y honramos su esfuerzo por la formación de jóvenes para el reconocimiento de la dignidad de los más vulnerables”: Mario Patrón Sánchez.

 

Desde 2002, el Centro Fray Julián ha contribuido a comprender el fenómeno de trata de mujeres, lo que impulsó la tipificación del delito a nivel estatal y el emprendimiento de acciones para su prevención. De forma paralela, la defensa del río Atoyac se centra en salvaguardar la integridad del acuífero mismo, pero también de las comunidades que de él se nutren.

 

 

Edición PDF

PDF

 

 

 

Publicidad

Tweets recientes