Menu

MUNDO INVISIBLE

Llia Cedillo

Hola queridos amigos, espero se encuentren bien hoy quiero platicarles sobre una infección que afecta principalmente a los niños, se trata del sarampión. Esta enfermedad es causada por el virus del mismo nombre y se caracteriza por ronchitas en la piel, es una de las típicas enfermedades exantemáticas de la niñez. Hoy decidí platicarles de ella porque a pesar de ser una enfermedad prevenible por la existencia de una vacuna que protege contra la misma, en los últimos años se han presentado brotes, gracias al dichoso movimiento antivacunas de algunos padres irresponsables que al parecer no quieren mucho a sus peques. Bueno regresando a la enfermedad ésta inicia como una infección respiratoria como cualquier otro, los peques comienzan a moquear y presentan fiebre, estos no son signos ni síntomas característicos ya que los comparten muchas otras infecciones respiratorias. Los padres pensando que se trata de una simple infección respiratoria los siguen llevando a la escuela, ¡Total qué tanto es tantito! Sin embargo esta es la etapa más infectiva del virus y en un abrir y cerrar de ojos todos los niños no vacunados adquirirá la enfermedad unos cuantos días después del catarrito cuando uno cree que todo pasó, ¡Zas! Aparecer unas ronchitas detrás de las orejas, en la boquita, luego en la cabecita, el pecho, la espalda, los bracitos y para abajo hasta llegar a los pies. Entonces a uno le empiezan los remordimientos de conciencia por haber llevado al peque enfermo a la escuela, pero ya ni modo va uno a decirle a la maestra que el pequeño tiene sarampión, la maestra inmediatamente avisa a los padres que los que no hayan vacunado a sus hijitos lo más seguro es que les esperen unas vacaciones encerraditos en su casas. Las ronchitas al principio son rojas y desaparecen al tacto pero después ya no desaparecen al tacto y se ponen un poco oscuras. El pequeño además del malestar general y la fiebre también va a tener una comezón buena. Contra esta enfermedad viral así como para muchas otras no hay una cura y lo mejor es el reposo y cuidar a los pequeños, ya que aunque son raros los casos, se llegan a dar algunas complicaciones que pueden ser graves como es el caso de la neumonía, la cual se presenta cuando ya está saliendo el niño de la fase de las ronchitas y suele en algunos casos poner en riesgo la vida del paciente. Lo que sucede es que el virus además de atacar las mucosas del tracto respiratorio, también ataca a los linfocitos T, los cuales son células muy importantes para el buen funcionamiento del sistema inmune, por lo que después de la infección por el virus del sarampión el niño va a cursar con un período de inmunosupresión. La inmunosupresión significa que el niño será vulnerable a cualquier otro bicho o al mismo virus del sarampión pudiéndose presentar una complicación como la neumonía, no en balde al virus del sarampión se le conoce como el “SIDA chiquito” Si a estas características del virus le agregamos que muchos de nuestros niños están desnutridos pues el panorama se empeora. Nosotros como país no deberíamos preocuparnos mucho por esta enfermedad ya que tenemos un muy buen sistema de vacunación con una gran cobertura y además todas las vacunas son gratuitas, sin embargo ya han surgido grupos de padres en todo el mundo pero principalmente en Europa y Estados Unidos que creen que las vacunas causan autismo y por ello no vacunan a sus hijitos. Pobre criaturas que culpa tienen de tener unos padres ignorantes que lo +único que han logrado a nivel mundial es poner en riesgo a muchos niños que viven en países que no tienen una buena cobertura de vacunación y con ello que una enfermedad ya controlada hace unos años vuelva a ser un problema de salud pública a nivel mundial. En las últimas semanas ha habido un incremento en el número de casos de esta infección en Europa y ello pone en alerta a muchos otros países, por ello si aman a sus hijos por favor demuéstrenlo vacunándolos.

  • No comments

    Deja una respuesta

    Tweets recientes