Menu

Solicita la BUAP que la Auditoria Superior de la Federación atraiga revisión fiscal

 

 

  • Reiteraron la defensa a la autonomía universitaria
  • Declinó rector Alfonso Esparza invitación de la Auditoria del Estado

Por Diego Cuautle

La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), solicitó a la Auditoria Superior de la Federación (ASF) atraer la revisión que la Auditoria Superior del Estado (ASE) está realizando ya que la consideran ilegal, informaron integrantes del Consejo Universitario quienes además informaron que el rector Alfonso Esparza Ortiz rechazó de Francisco Romero Serrano.

En rueda de prensa, el Subcontralor de la BUAP, José Ubaldo Ramírez indicó que fue el pasado diciembre que se solicitó al órgano federal ya que este cuenta con las facultades emanadas de la Constitución para revisar los procesos de revisión al concluir el ejercicio fiscal de la universidad.

Además mediante la lectura de un documento, informó que luego de la invitación de Romero Serrano del pasado 17 de enero para que el rector o algún otro representante de la Máxima Casa de Estudios del Estado acudieran a la ASE para ratificar la revisión, esta no podrá ser posible ya que atenta contra la institución.

“Resultaría en una convalidación de un acto que es inconstitucional y que atenta contra la autonomía de esta casa de estudios y, por ende, el derecho a la educación superior de todos sus alumnos. Como representante de la comunidad universitaria me encuentro legal y moralmente obligado a defender sus derechos y velar por sus intereses por lo que declino su petición», señaló Ubaldo Ramírez.

Así mismo, sentenció que “el derecho a la educación, la autonomía y la legalidad en los procedimientos no están sujetos a negociación o acuerdos que derivarían del diálogo que propone la ASE”.

En este sentido reiteró que la BUAP en ningún momento se opone a la revisión siempre y cuando este apegada a legalidad y se respeten los procesos correspondientes, por lo que dijo, que se ha manejado que la universidad pretende desviar esta situación para no ser revisada, pero no es así, debido a que la universidad recibe al año seis auditorías tanto nacionales, estatales e incluso de la función pública.

Ubaldo Ramírez explicó que entre la serie de irregularidades que se han encontrado en dicho proceso de iniciado a mediados de diciembre del 2019, no existió un citatorio que se entendiera con los representantes de la institución quienes además se presentaron sin una identificación de la Auditoria.

También, que la auditoría que se realiza a la Máxima casa de Estudios es nombrada «preventiva», cuando de acuerdo a los documentos esta figura no se encuentra plasmada en la Ley Federal y que la propia ASE intenta hacer revisión a recursos federales que únicamente le competen a la ASF.

Ante dicha situación, el sub contralor subrayó que “como representante de la comunidad universitaria me encuentro legal y moralmente obligado a defender sus derechos y velar por sus intereses por lo que declino a su petición y me reservo el derecho a hacer valer lo que a los intereses de la universidad le convengan”.

 

  • Tweets recientes