Menu

Egresada UDLAP llama a reducir huella ambiental

 

  • Es la manera más sencilla de cuidar el medio ambiente

Por Diego Cuautle

Se necesita de un cambio de pensamiento en cuanto a nuestra forma de consumir para que podamos ir reduciendo nuestra huella ambiental poco a poco. Necesitamos tomar consciencia de que todo lo que consumimos deja algún tipo de rastro en el medio ambiente, señaló Ángela López Cruz, egresada de la Licenciatura en Arquitectura de la UDLAP.

En entrevista, indicó que ss mucha el agua y la energía necesaria y muchas también las emisiones de carbono que se generan para la fabricación y transporte de cualquier producto que llega a nosotros.

“Una vez que nos deja de ser útil y lo transformamos en desecho viene entonces la otra parte, muchos desechos al no ser propiamente manejados terminan contaminando lagos, ríos y mares. En el mejor de los casos y si vivimos en una ciudad o comunidad con separación de desechos, algunos de ellos se conducen a plantas especializadas para reciclarlos. Los procesos de reciclado también generan contaminación y necesitan de recursos”.

Entonces, indicó REDUCIR nuestro consumo es la manera más sencilla para contribuir con el cuidado del medio ambiente y el mejor ejemplo de las cosas innecesarias que utilizábamos en nuestra vida diaria y que poco a poco hemos ido dejando como sociedad gracias a la concientización mundial de los últimos años son los residuos plásticos de un solo uso como popotes, bolsas y botellas de agua.

“Ha tomado tiempo volvernos conscientes de lo innecesario que son esos artículos, pero creo que, con más información, poco a poco, todos podemos lograr reducir nuestra huella ambiental”.

Una Vida Sin Plástico

Reutilizar y reciclar es lo mínimo que podemos hacer con los desechos plásticos ya producidos, sin embargo, ningún vertedero o planta de tratamiento será suficiente si seguimos generando tanta basura.

Por el ejemplo, #JuliosinPlástico es una iniciativa que inició en 2011 y se ha convertido en un movimiento mundial con la visión de lograr un mundo sin plástico, su creadora Rebecca Prince-Ruiz, una experta en manejo de residuos australiana, al visitar una planta de reciclaje cayó en cuenta que más allá de reciclar, la solución está en “no producir” más desechos.

Además, Plastic Free July (Julio sin Plástico) es una invitación a cambiar nuestros hábitos de consumo para dejar de producir desechos plásticos de un solo uso (o desechables, como los conocemos en México). Empieza con un mes para hacerlo más viable o alcanzable. Es un granito de arena que todos podemos hacer para ayudar en la crisis ambiental.

 

“Como parte de mi búsqueda por vivir una vida con menor impacto ambiental llevo intentando este reto ya por 4 años. Han sido meses de mucho aprendizaje y de vivir una vida más próxima a lo que predico como ambientalista y cada año me va un poco mejor. Lo mejor de unirte a este reto es que te hace tomar conciencia y hacer cambios en tu forma de consumo que no solamente duran un mes, sino que se vuelven parte de tu estilo de vida”

 

No comments

Deja un comentario

Edición PDF

[pdf-embedder url=”http://www.laopinionuniversitaria.com/wp-content/uploads/2021/11/PDF.pdf”]

 

 

 

Tweets recientes